Sopas Y Caldos Nutritivos para el Invierno

Sopas y Caldos Nutritivos para el Invierno, prueba éstos que te sorprenderán!

Las sopas y caldos nutritivos son esenciales para nuestro bienestar en invierno. No sólo calientan, sino nutren, revitalizan, remineralizan y desintoxican si los haces con los ingredientes que te propongo.

Si las sopas te encantan y las quieres todavía mucho más «top», te propongo varios caldos y sopas nutritivos, con truquillos para hacerlas más terapeúticas y con un extra de sabor que te va a enganchar.

caldos nutritivos para el invierno

La filosofía oriental nos recuerda que durante esta estación, nuestra energía va hasta lo más profundo. Tiene que calentar e hibernar para que luego, durante la primavera, todo florezca de nuevo. Por tanto, empezar las comidas con una sopita caliente es una garantía de protegernos del clima y por tanto, reforzar nuestro sistema inmune, desde dentro.

Tener unos cuantos ingredientes que  nos provee la naturaleza es imprescindible para cuidarnos. No podemos estar desconectados de la naturaleza. Nuestros antepasados sabían escucharla y seguir sus pasos, ella los guiaba para que tuvieran bienestar.

Así, ingredientes como la ortiga, la bardana o las verduras de raíz y otras muchas se han usado durante milenios. Ellas formaban parte de las despensas de la mayoría de los hogares.

sopas y caldos nutritivos para el invierno

 

«Las sopas y caldos calientes funcionan como una auténtica medicina en el invierno».

La Ortiga, una joya de la naturaleza

Normalmente crece en lugares húmedos, durante el invierno y la primavera. Se la considera una «mala hierba» pero en realidad es medicinal y depurativa. Contiene uno de los minerales más preciados para las articulaciones, el silicio, que muchas veces se toma como suplemento, pero no hay forma más natural que tomarlo en planta. Sopa de ortigas, revuelto de verduras y ortigas etc. Lo único imprescindible es tener unos guantes para poder cogerlas, limpiarlas y manipularlas. Aunque estén mojadas no pierden esa capacidad de «picar», por lo que tienes que tener cuidado si no quieres recibir una mini descarga eléctrica.

La Bardana, un depurativo para caldos y sopas

Sirve para cuidar el hígado y depurar la sangre. Es una planta muy común que se encuentra en los caminos, de la cual se usa la raíz. Contiene inulina, un componente interesante para los diabéticos, dado que es un hipoglucemiante, por ser fibra natural. También posee propiedades antisépticas y antibacterianas. Pero su propiedad más importante es que es muy útil para afecciones cutáneas, como eccemas, psoriasis…

Usando estas plantas, puedes luego añadir otro tipo de condimento o ingrediente que te guste y caliente. El tomillo, romero y elicriso son estupendos para cobatir resfriados y reforzar el sistema inmune.

Los cereales propios del invierno le dan consistencia y sabor, por ejemplo, la avena, el mijo o el trigo sarraceno son cereales que producen calor en el cuerpo.

Si añades legumbres (cocinadas previamente), también te producirán calorcito interno para soportar los días más fríos del invierno. Alubias negras, blancas o pintas, garbanzos o judías azuki, que además son alcalinas y mejoran el funcionamiento del riñón.

Recetas

Sopa de Ortigas con Verduras de Raíz y Algas

Caldo de Bardana, Alga Wakame y Calabaza

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

0