Hábitos Saludables de la Cocina Japonesa

habitos saludables de la cocina japonesa

Hábitos Saludables de la Cocina Japonesa

¿Sabes que la cocina japonesa es una de las más saludables del mundo?

Los japoneses cuidan al extremo las presentaciones, sabores y texturas pero también las propiedades medicinales que los alimentos les pueden ofrecer. Sus hábitos saludables la convierten en una de las cocinas más cuidadas y sublimes de la tierra.

Encurtidos, fermentados, condimentos se utilizan de manera sabia y sutil en casi todos los platos. Los mercados de las ciudades proveen al supermercados, restaurantes y gente de a pie con los más variopintos alimentos cargados de sabor y sabiduría tradicional.

habitos saludables de la cocina japonesa

El arroz es la base de los platos

El arroz es el pilar de la cocina japonesa, sustituye el pan que utilizamos nosotros, pero con la ventaja de que éste no contiene gluten ni levaduras. Muchos postres y masas se elaboran con harina de arroz o con harina de arroz glutinoso, un ingrediente suave y elástico que da ligereza. Por otro lado, el arroz aporta fibra, tan necesaria para la salud.

Ausencia de lácteos

¿Te imaginas empezar el día con una sopa de miso y tofu en vez de un café con leche? Aunque las generaciones de hoy en día están cambiando sus hábitos, los japoneses tradicionalmente han desayunado sopa de miso. La presencia de lácteos hasta hace unos años era casi nula, y los problemas derivados de ellos eran desconocidos en la sociedad japonesa.

Fermentados de todo tipo

Los fermentados básicos son el miso y la ciruela umeboshi. El miso es un probiótico natural, resultado de la fermentación de la soja con sal (que a veces se combina con otros cereales, como la cebada o el arroz). El resultante es una pasta marrón que se diluye principalmente en caldos y sopas, que da un sabor espectacular, además de aportar enzimas y bacterias beneficiosas para el intestino. Las ciruelas fermentadas umeboshi tienen un beneficioso efecto alcalinizante sobre el pH sanguíneo y son adecuadas para el hígado y la vesícula biliar. Los japoneses las comen junto con el resto de la comida, así obtienen una digestión y metabolización de los alimentos mejor.

Aparte de estos dos ingredientes fundamentales de la cocina japonesa, los nipones son grandes aficionados de los pickles o encurtidos. Desde los de verdura hasta los de pescado o carne. Me da mucha pena no entender lo que pone en los paquetes de fermentados porque en Japón son incontables los productos fermentados, que aportan además sabores únicos y deliciosos.

Setas fortalecedoras del sistema inmune

Las setas son las responsables de una población tan sana y centenaria, pues además de dar un gusto exquisito a las sopas, tallarines y salteados, se emplean desde hace siglos en este país por sus propiedades medicinales. Una de las favoritas es, sin duda, la deliciosa seta shiitake, a la que se atribuyen efectos reguladores de la hipertensión y fortalecedoras del sistema inmunitario. Además, últimamente está irrumpiendo con mucha fuerza la seta reishi, que, por otro lado, se perfila como un alimento fundamental para la lucha contra varios cánceres.

Postres con poco dulce

En los originales postres japoneses hay ingredientes tan insólitos como la judía roja. Lo que no encontramos demasiado, en cambio, es el sabor dulce, pues en su dieta una taza de té verde supone el mejor final para una comida. Un suave endulzante que utilizan mucho y que merece la pena probar es el amasake, un arroz fermentado de dulzor natural.

Porciones pequeñas en los plato

Uno de los secretos es concentrar lo mejor de una comida en compactas porciones para acostumbrar el estómago a comer lo justo, sin hacer caso a los ojos y evitando la nada aconsejable sensación de saciedad total. Pero en Japón ese hábito es cultural. Los japoneses le dan mucha importancia a lograr un equilibrio físico, mental y espiritual, y eso se consigue también teniendo armonía física. Los platos son pequeños y elaborados y ellos son unos maestros en las proporciones y la combinación de sabores. Poca cantidad e intenso sabor y nutrientes.

El té verde, un antioxidante natural

Actualmente este ingrediente japonés ya ocupa un lugar destacado en la cultura occidental pudiéndose encontrar en cualquier supermercado o hotel aunque todavía son pocos los que lo incorporan en su dieta diaria. Una manera de darle más espacio es incluirlo como bebida en las comidas. Con esta práctica mejoraremos nuestra digestión y recargaremos los niveles de antioxidantes ayudando a que nuestro organismo se regule y funcione mejor.

Como conclusión podemos decir que este tipo de cocina tan sabia hace que las digestiones sean buenas y la comida excelente, con el toque justo de aroma y sabor. Un placer para los sentidos.

Si quieres saber más y conocer trucos y bases de la cocina japonesa puedes apuntarte a mi Curso de Introducción a la Cocina Japonesa

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

0